The definitive
Liverpool Listings Guide

      Sound City 2013 - Mount Kimbie

      Mount Kimble

      El esperado concierto de Stealing Sheep en Bold Street Coffee se canceló sin previo aviso, así que nuestro sábado de Sound City consistió únicamente de Mount Kimbie.Y bastó, pues qué concierto, señoras y señores, la mejor hora del festival. El dúo inglés, formado en Londres, actuó en The Garage ante apenas 150 personas, una sala medio vacía porque fueron muchos los que -con todos los respetos hacia Delphic- se aplicaron aquello de “más vale malo conocido que bueno por conocer”. Lejos de ser un inconveniente, hubo espacio de sobras y buen ambiente para disfrutar del concierto, que empezó con “Carbonated”, uno de los temas más populares de su aclamado álbum de 2010 “Crooks and Lovers”.


      Dom Maker y Kai Campos hacen música en mayúsculas, y en vivo incluso más. Además de la voz y el equipamiento propio de todo artista electrónico completo, añden a su directo guitarra eléctrica y batería; crean multitud de sonidos con una precisión, un ritmo y una calidad de espanto y no vacilan al variar sus canciones hasta alcanzar un punto casi ravero. Tranquilas, que no por ello menos buenas, fueron “Maybes”, de su primer EP, y “Before I Move Off”, entre otras, pero a medida que avanzaba la actuación fue sumando decibelios, incluso más de lo que esperábamos. Fue una grata sorpresa y brillaron en todos los registros. El dúo, uno de los abanderados del post-dubstep, hacía pensar a menudo en James Blake –quien, de hecho, hizo una gira con ellos–, pero el símil sería más bien James Blake meets Jamie XX . O, directamente, sin símil ni comparaciones: Mount Kimbie.


      Con su nuevo disco, “Cold Spring Fault Less Youth”, a punto para publicarse el 27 de mayo, tocaron varias de las nuevas canciones. “Blood and Form”, mucho más fuerte que en el álbum, fue el pistoletazo de salida del desenfreno, a la que siguió la aún no publicada “So Many Times, So Many Ways”, realmente interesante por contar con palmas electrificadas y una impresionante parte de guitarra. Y el cénit llegó con “Made to Stray”, primer single del nuevo álbum. O no. Hubo tiempo para un bis, y eso ya fue descomunal. Interpretaron “Field” de un modo que nunca antes habían hecho, con 4 minutos de lento in crescendo electrónico hasta estallar el bombo y desatarse la guitarra. Luego, 4 minutos de frenesí apoteósico y fin.


      Mount Kimbie deslumbraron a los asistentes y dejaron bien claro su calidad y potencial. Tienen talento para parar no uno sino dos trenes, y si “Crooks and Lovers” fue una joya, “Cold Spring Fault Less Youth” tiene pinta de por lo menos mantener el nivel. Aún es pronto para considerarlo contingente a ser uno de los mejores discos de electrónica del año, pero, sin lugar a duda, será el disco que catapultará su estatus.


      ORIOL BOSCH ||

      •   
      •   
      •